Somos LA EMISORA DE LOS LATINOS URBANA TV FM • TORONTO CANADÁ

ANÁLISIS | Múltiples crisis azotan a Washington y preparan unas fatídicas elecciones en 2024

Una confluencia de crisis que sacude los sistemas político, democrático, judicial y económico de Estados Unidos, a menudo alimentadas por Donald Trump y los republicanos de extrema derecha, amenaza con poner a prueba severamente la presidencia de Joe Biden en medio de crecientes dudas sobre su candidatura a la reelección.

 

A medida que se intensifica la carrera por la Casa Blanca en 2024, queda claro que los desafíos históricos y extraordinarios complican la campaña de Biden para un segundo mandato, además de las desventajas expresadas en sus bajos índices de aprobación presidencial y la economía desigual.

Incluso para los estándares de los últimos años, en los que la democracia se ha tambaleado y la feroz recriminación política se ha profundizado, el país se dirige a un pantano político sin paralelo.

  • El favorito para la candidatura republicana es Trump, un expresidente acusado dos veces, que enfrenta cuatro juicios penales y nunca ha dejado de lado su intento de derrocar el sistema democrático estadounidense de elecciones justas.
  • Biden ahora enfrenta su propio drama de juicio político después de que los republicanos pro-Trump, a pesar de la escasez de pruebas de abusos de poder, abrieran una investigación que busca vincularlo con el presunto tráfico de influencias de su hijo Hunter en China y Ucrania. Biden también se está tambaleando después de que la semana pasada su hijo sobreviviente se convirtiera en el único hijo de un presidente en ejercicio en ser acusado.
  • La mayoría republicana de la Cámara de Representantes, acosada por luchas internas y radicalización, ha amenazado con asfixiar la financiación federal y podría cerrar el gobierno a finales de mes después de que sus miembros más extremistas exigieran recortes masivos del gasto que no tiene poder para implementar dada la oposición por el Senado y Casa Blanca. El enfrentamiento es cada vez más una amenaza existencial para el presidente del Partido Republicano, Kevin McCarthy.
  • El presidente octogenario está cada vez más bajo escrutinio por su capacidad para cumplir un segundo mandato completo si gana en noviembre de 2024. Es una pregunta legítima que muchos estadounidenses comparten, pero que la Casa Blanca lucha por responder.
  • Una sensación de malestar nacional se resume en dos huelgas que obstaculizaron a dos industrias que tuvieron una enorme influencia en la mitología del poder cultural y el dominio global de Estados Unidos en el siglo XX: los automóviles y Hollywood.
  • El enconado caos político de Washington podría tener implicaciones internacionales a medida que los republicanos de línea dura buscan detener miles de millones de dólares de ayuda estadounidense a Ucrania mientras lucha contra la invasión rusa. El presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, viajará a Washington esta semana para tratar de apuntalar el salvavidas, pero Trump advirtió en el programa “Meet the Press” de NBC que si gana en 2024 planea llevar a Zelensky y Vladimir Putin “a una habitación” y negociar un acuerdo, un escenario que probablemente se inclinará fuertemente hacia las demandas del hombre fuerte ruso.
  • Todo esto ocurre en un momento en el que nadie en ninguno de los dos partidos parece tener el poder de apartar a las dos figuras políticas dominantes: Biden y Trump, que son los más probables combatientes en una carrera presidencial el próximo año que, según las encuestas, pocos estadounidenses desean.

La acumulación de crisis parece más aguda en Washington que en el resto del país, donde la mayoría de la gente no pasa su tiempo obsesionada con la política o las amenazas a la democracia.

Este fin de semana, millones de estadounidenses pasaron tiempo con su familia; seguido de cerca en los partidos de fútbol universitario; fue Rosh Hashaná, la festividad del Año Nuevo judío; disfrutaron de las abundantes bellezas naturales del condado a medida que el verano llegaba a su fin; o simplemente trabajaron para salir adelante. Así que la crisis política nacional sólo burbujea en el trasfondo de la vida normal de muchos ciudadanos. Pero el trauma que se apodera de Washington pronto se inmiscuirá y paralizará a la nación en unas tumultuosas elecciones de 2024.

Trump regresó y está orquestando más caos

El resurgimiento de Trump en la vida pública como líder desbocado en las primarias republicanas, sus más de 90 cargos criminales y su implacable asalto a la democracia estadounidense están evocando otro momento nacional fatídico.

El expresidente sugirió en NBC que sólo le gustaba la democracia que se doblegaba ante su poder, dejando la impresión de que sólo los resultados electorales que muestran que él ganó son aceptables, una posición que representa un asalto al principio central estadounidense de que la gente elige su líderes.

“Tiene que ser una democracia justa”, dijo. “Esta democracia… no creo que tengamos mucha democracia en este momento”, dijo Trump, quien perdió una elección que, según su propia administración, no presentó un fraude significativo.

Trump también argumentó que sus acusaciones, incluidas las de intentos de robar las últimas elecciones y su acaparamiento de documentos clasificados, eran ejemplos de la llamada democracia defectuosa. Sus comentarios subrayan que durante un segundo mandato, Trump reforzaría su opinión de que los presidentes tienen un poder casi absoluto y no están limitados por convenciones o leyes.

En otro ejemplo del desafío del Partido Republicano a la gobernanza tradicional, los aliados de Trump en la Cámara lanzaron la semana pasada una investigación de juicio político contra Biden, a pesar de no mostrar pruebas de que se benefició del aparente tráfico de influencias de su hijo en Ucrania y China mientras era vicepresidente.

¿Cuán preocupado debe estar Trump por los cargos que enfrenta? 2:34

McCarthy, el presidente de la Cámara de Representantes, pareció iniciar la investigación como parte de una estrategia fallida para apaciguar a los miembros más extremistas de su partido, que amenazan con cerrar el gobierno antes de fin de mes. Las maniobras de línea dura del conservador Freedom Caucus representan un asalto a los principios políticos fundacionales de Estados Unidos tanto como la elección de Trump, ya que sus miembros rechazan la idea de un compromiso, a pesar de que carecen del poder otorgado por los votantes para implementar su agenda.

La presidencia de McCarthy está tambaleándose y él enfrenta la amenaza potencialmente existencial de un enfrentamiento por un proyecto de ley de defensa estancado esta semana.

El representante republicano de Florida, Matt Gaetz, advirtió este domingo que el presidente caería a menos que honrara las supuestas concesiones que hizo para ganar su puesto durante 15 rondas de votación. “No estoy solo. Una masa crítica de legisladores republicanos está conmigo, no con Kevin”, escribió Gaetz en redes sociales.

McCarthy advirtió, sin embargo, que sus enemigos estaban jugando un juego inútil. “He pasado por cierres y nunca he visto a nadie ganar un cierre, porque cuando cierras, le das todo tu poder a la administración”, dijo este domingo en Fox News.

Los republicanos de la Cámara de Representantes llegaron este domingo a un acuerdo tentativo para financiar temporalmente al gobierno, pero es poco probable que se apruebe, lo que significa que el Congreso no está más cerca de evitar un cierre.

La agitación en el Partido Republicano está creando el tipo de disfunción y extremismo que podría desanimar a los votantes de las elecciones generales del próximo año. Sin embargo, un ambiente de exasperación nacional con la política y la sensación de que ningún líder puede aprovechar unos acontecimientos que se están saliendo de control crean el tipo de caos y cinismo político en el que un hombre fuerte demagogo –es decir, Trump– podría prosperar.

juicio georgia donald trump

El expresidente y aspirante presidencial republicano Donald Trump observa un mitin del partido republicano de Dakota del Sur en Rapid City, Dakota del Sur, el 8 de septiembre de 2023. Crédito: Jonathan Ernst/Reuters

Pero Trump también está envuelto en un pantano legal que está causando estrés extremo al sistema judicial. El fiscal especial Jack Smith, por ejemplo, solicitó una orden de silencio parcial contra el expresidente para detener su intimidación de los testigos en su juicio federal por intromisión en las elecciones, que está previsto para marzo. La solicitud obligará a la jueza Tanya Chutkan a debatir hasta qué punto puede verse limitada la libertad de expresión de un candidato presidencial por ser un acusado penal.

Trump afirma falsamente en correos electrónicos de recaudación de fondos que Biden está tratando de evitar que su posible oponente en las elecciones generales hable sobre la “corrupción” del presidente. El enfrentamiento captura la pesadilla nacional de un ex comandante en jefe y favorito del Partido Republicano que hace campaña para regresar a la Casa Blanca mientras se encuentra bajo la amenaza de convertirse en un delincuente convicto.

Señalan a familiares de Biden de recibir pagos de entidades extranjeras 2:45

Biden lucha por definir los acontecimientos en una época tempestuosa

En el centro de la tormenta está Biden, cuya campaña presidencial de 2020 se basó en la promesa de restaurar la normalidad después de una pandemia y el extremismo de los años de Trump.

Biden está absorbiendo la terrible experiencia política y personal de la acusación de su hijo Hunter la semana pasada en relación con un arma de fuego que compró en 2018. Los abogados del joven Biden dicen que la acusación se produjo tras una presión republicana indebida sobre otro fiscal especial, David Weiss.

Los cargos que enfrenta Hunter Biden no se comparan con los que enfrenta Trump: varios de los próximos juicios de Trump pondrán a prueba los cargos de que intentó destruir la democracia estadounidense para permanecer en el poder en 2020. Pero la combinación de una investigación de juicio político y el posible espectáculo de un juicio del hijo del presidente podría permitir a los republicanos crear una narrativa corrosiva de que Biden también es corrupto para equilibrar la exposición criminal de Trump.

Los problemas cada vez más profundos de Hunter Biden se producen cuando las encuestas muestran que el presidente está atrapado en una carrera demasiado reñida con Trump si es el candidato republicano el próximo año.

Las preguntas sobre la edad de Biden (tendrá 82 años en la próxima toma de posesión) cristalizaron en un artículo de opinión de The Washington Post la semana pasada escrito por David Ignatius, quien pidió que el presidente y la vicepresidenta Kamala Harris se mantuvieran al margen.

La Casa Blanca sostiene que Biden ha demostrado una resistencia notable, como durante su viaje alrededor del mundo este mes en el que luchó con éxito con desafíos de política exterior. También ha atacado a periodistas que plantean el tema en las redes sociales. Pero la cobertura noticiosa sólo expresa preguntas genuinas que muchos votantes tienen sobre la edad de Biden y las implicaciones para su candidatura a la reelección.

Piden investigación de juicio político contra Biden 6:50

Biden también tiene el inconveniente de tener que afrontar un repunte económico que es real en términos de datos oficiales pero que mucha gente fuera de Washington no siente. Los precios de los alimentos siguen siendo altos incluso aunque la inflación ha disminuido considerablemente. Las altas tasas de interés utilizadas para reducir el costo de vida están teniendo un impacto doloroso en el corazón del país.

En este ambiente, los picos estacionales de los precios de la gasolina se convierten en un irritante aún mayor y muestran la potencial vulnerabilidad de Biden ante cualquier inestabilidad de las condiciones económicas el próximo año, a pesar de los esfuerzos de la administración por mostrar cómo ha intentado mejorar la vida de los trabajadores estadounidenses y reactivar la industria manufacturera bajo la “Bidenomics”.

La huelga de United Auto Workers en los tres grandes fabricantes de automóviles coloca a Biden en una posición difícil mientras equilibra su apoyo tradicional a los trabajadores sindicalizados con las inversiones prioritarias de su administración en vehículos eléctricos, que traerán grandes cambios a la industria. La Casa Blanca ha prometido una “transición justa” hacia la energía verde, con empleos bien remunerados para los trabajadores, pero los sindicatos temen que esos cambios perjudiquen los salarios y la disponibilidad de empleo.

El presidente ha pedido a la dirección que mejore su oferta mientras los trabajadores exigen grandes aumentos salariales y apuntan a los enormes aumentos salariales que los ejecutivos han recibido en los últimos años. La disputa también es políticamente traicionera para Biden, dado el estatus de Michigan como un estado probablemente indeciso en 2024 y los esfuerzos de Trump por explotar la huelga, incluidas sus promesas de poner fin al apoyo gubernamental a los vehículos limpios de nueva generación.

En tiempos más plácidos, la huelga automovilística sería un tema nacional dominante que definiría un momento político tenso. Pero es sólo una de las muchas crisis que amenazan con abrumar a un sistema político que parece al borde de un mal funcionamiento grave.

COMPARTE NUESTRO CONTENIDO