Bolsonaro se convierte en el mejor aliado del coronavirus en Latinoamérica

0
102
Seguidores de Jair Bolsonaro en una protesta contra las medidas del gobernador de Río de Janeiro.

La pandemia se extiende por el continente, que toma medidas tarde y sin concienciarse del riesgo

La amenaza del coronavirus pendía sobre América Latina desde hace dos meses. Todos sabían que la pandemia también llegaría y que sería tan mortal como antes lo había sido en Asia y Europa. El 26 de febrero se contabilizó el primer caso, concretamente en Brasil, y poco tardaron los países vecinos en presentar tanto contagios como fallecidos. Y con ellos el fantasma de las tragedias de Italia y España, sus principales metrópolis, con miles de contagios, otras tantas pérdidas de vidas y los sistemas de salud colapsados.

Había tiempo para prepararse, pero no se hizo. El Covid-19 arribó al continente con grandes índices de tensión social en naciones como Venezuela, Chile, Bolivia, Argentina… Con sus gobiernos sumidos en la inestabilidad y con demasiadas heridas abiertas. La lucha contra la enfermedad, por tanto, no era prioritaria y las medidas llegaron tarde, cuando los contagios eran altos y las muertes numerosas. Comenzaron los toques de queda, los cierres de fronteras y las cuarentenas. La crisis del colapso sanitario sobrevuela ya el cono sur, cuyas ciudades comienzan a estar vigiladas por militares.

Brasil

En la lucha contra el coronavirus poco ayuda la actitud de algunos mandatarios, empeñados en minimizar el peligro de la pandemia. A la cabeza de ellos se encuentra el presidente de Brasil, Jail Bolsonaro.

El discurso sanitariamente poco recomendable de Bolsonaro obligó ayer a la red social Twitter a eliminar dos tuits de la cuenta oficial del mandatario de derechas en los que cuestionaba aislamiento contra Covid-19. Había publicado tres vídeos en los que se le veía contrariando las orientaciones de su Ministerio de Salud paseando por Brasilia, acercándose a seguidores en pequeñas aglomeraciones y reforzando su llamado de romper la cuarentena.

Dos de los tres posts fueron eliminados la noche del domingo, y en su lugar quedaba una etiqueta explicando su supresión. «Twitter anunció recientemente en todo el mundo la expansión de sus reglas para alcanzar contenidos que vayan eventualmente contra informaciones de salud pública orientadas por fuentes oficiales y puedan colocar las personas en mayor riesgo de transmitir Covid-19», dijo la red social en un comunicado a los medios.

Menos de 24 horas antes, el ministro de Salud, Luiz Henrique Mandetta, había resaltado nuevamente la importancia del aislamiento social en la lucha contra la enfermedad, que en Brasil suma 4.256 casos y 136 muertes.

En un cuarto vídeo publicado más tarde, Bolsonaro aboga por una «vuelta a la normalidad» del país, y cuestiona la cuarentena defendida por gobernadores y algunos alcaldes como medida de contención para evitar la propagación del virus. «Ese aislamiento horizontal, si continúa así, con la cantidad de desempleo más adelante tendremos un problema muy serio que llevará años para ser resuelto», dijo en la pieza grabada en las afueras de la residencia oficial.

«Enfrentemos el virus con realidad, es la vida, todos nos debemos morir un día», añadió. Bolsonaro califica el nuevo coronavirus como «una gripecita» y defiende la reapertura de comercios y escuelas, y el aislamiento exclusivamente para personas mayores de 60 años (los más vulnerables a la enfermedad), sin explicar cómo esto podría ser realizado.

Argentina

El presidente de Argentina, Alberto Fernández, más concienciado del peligro, anunció ayer una ampliación de la cuarentena, que estará vigente hasta el 12 de abril, y advirtió a «ciertos empresarios» de que con «semejante crisis» les «tocará ganar menos» y de que será «duro» con aquellos que «despidan gente». «Si algo tiene que enseñarnos la pandemia es la regla de la solidaridad. Aquí nadie se salva solo», expresó Fernández durante una conferencia de prensa.

Los casos de contagio en el país son 820 y las muertes han subido a 20. Fernández, no obstante, aseguró que «los resultados son interesante y buenos», y que el objetivo del Gobierno es «ganar tiempo» con el que poder seguir preparando a los servicios sanitarios de cara a futuras contingencias durante la crisis sanitaria.

Chile

Los reos de una cárcel del sur de Santiago intentaron amotinarse el domingo tras enterarse que uno de los internos dio positivo a la prueba del coronavirus. Los disturbios que dejaron 26 heridos. Comenzaron cuando la dirección del penal informó sobre este contagio al resto de la población del penal y ordenó una limpieza sanitaria a las celdas. El desorden fue controlado con bombas lacrimógenas.

México

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, afirmó ayer que la oposición busca aislarle con la excusa de la pandemia del coronavirus para así «apoderarse de la conducción política» del país, en donde hasta la fecha se han registrado 848 casos y 16 fallecimientos.

López Obrador ha sido criticado por algunos sectores que le han reprochado no haber seguido las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y continuar con sus actos públicos. «Están muy enojados porque robaban, las grandes corporaciones no pagaban impuestos, los medios de comunicación estaban al servicio de estos grupos», señaló en referencia a estos «conservadores» y anunció que no dará «ni un paso atrás», pues son, dijo, «millones los mexicanos» los que quieren un cambio.

En referencia a la pandemia pidió a la población que permanezca «siempre atenta» y subrayó la necesidad de seguir «cuidando a los adultos mayores y a los enfermos».

Por último, López Obrador apeló a la historia del país para animar a la población a salir adelante de esta crisis sanitaria global, asegurando que, «como herederos de grandes civilizaciones», la «cultura» mexicana «siempre» les «ha salvado de epidemias, terremotos, malos gobiernos, y corrupción».

Colombia

Entre las noticias positivas se encuentra que la guerrilla colombiana del Ejército de Liberación Nacional (ELN) anunció ayer un cese el fuego «unilateral activo» entre el 1 y el 30 de abril como «gesto humanitario» con su país por la pandemia del coronavirus, de la que ya hay 702 casos reportados en Colombia.

«El cese es activo porque nos reservamos el derecho a defendernos ante los ataques adelantan las fuerzas estatales, integradas por tropas regulares, paramilitares y bandas narcotraficantes en varias regiones del país», señaló la guerrilla en un comunicado.

Guatemala

El Gobierno de Guatemala se ha visto obligado a prorrogar hasta el 12 de abril el toque de queda y la suspensión de ciertas actividades para hacer frente al brote de coronavirus, ante el que el presidente, Alejandro Giammattei, también anunció un paquete de medidas económicas mediante una ampliación presupuestaria y una solicitud adicional de financiación de 11.000 millones de quetzales (casi 1.300 millones de euros) para paliar los efectos que la pandemia pueda acarrear en el empleo y la economía.

El toque de queda, que restringe la circulación de las personas entre las 16.00 y las 4.00 horas, forma parte de las restricciones adoptadas en el país centroamericano, que el domingo elevó a 36 el número de personas con Covid-19, entre las cuales se incluye un fallecido. El Ejecutivo ha dispuesto de 48 hospitales para atender la epidemia.

El Salvador

La Asamblea Legislativa (congreso) de El Salvador prorrogó anoche la restricción de las garantías constitucionales de libre movilidad y de reunión para contener la pandemia del nuevo coronavirus. La normativa entra en vigencia hoy y finaliza el 13 de abril. El decreto aprobado restringe el derecho de libertad de tránsito, a reunirse pacíficamente y el derecho a no ser obligado a cambiar de domicilio.

Por otra parte, aclaró que no se limitará la libertad de los salvadoreños de entrar al país si cumplen las medidas sanitarias que dicten las autoridades de Salud. El estado de excepción aprobado tampoco autoriza la limitación de la libertad de expresión, la intervención de las telecomunicaciones y «ningún otro derecho a libertad fundamental».

Honduras

Los casos acumulados de coronavirus en Honduras alcanzaron los 139 este domingo, 29 más que el sábado, y los fallecimientos suman tres en el país, cuyo presidente, Juan Orlando Hernández, ha pedido unidad y solidaridad para luchar contra el Covid-19.

El presidente, Juan Orlando Hernández, comunicó el domingo que el Gobierno repartirá 355 millones de lempiras (14 millones de euros) a las alcaldías del país para que distribuyan alimentos a las familias pobres y afectadas a causa de la crisis por el coronavirus.