Cubanos-canadienses acusan al gobierno de Trudeau de dar la espalda a lo que pasa en la isla

Primer ministro guarda silencio mientras presidente de EE.UU., pide libertad para el pueblo cubano

“Es muy importante que cuando la gente está luchando por la democracia, los gobiernos democráticos adopten una postura pública. Eso es lo que les da a esos movimientos apoyo y legitimidad. Sin las voces de los gobiernos democráticos, esos movimientos no pueden subsistir”, le dice un cubano canadiense al Primer Ministro de Canadá, en un llamado para que se pronuncie contra lo que está pasando en la isla, donde el gobierno a punta de Golpe y cárcel, intenta silencia a los que piden libertad para Cuba, #soscuba.

OTTAWA. – Ante la fuerte represión de las autoridades cubanas contra los manifestantes en la isla que salieron a las calles a pedir liberta y mejores servicios médicos para enfrentar la pandemia, algunos de los cuales fueron detenidos y golpeados, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, dijo que Estados Unidos “apoya firmemente al pueblo de Cuba” y pidió al gobierno de Cuba que se abstenga de la violencia para silenciar las voces del pueblo, pero en Canadá, país defensor de los derechos humanos parece que no pasara nada en Cuba, porque el Gobierno de Trudeau sigue guardando silencio, pese ha llamado de los cubanos-canadienses que han pedido un pronunciamiento de respaldo para su gente, como se ha hecho cuando hay hechos similares en otras naciones, como Venezuela o Nicaragua.

Canadá no ha cuestionado lo que está pasando en la isla, la represión a las marchas y la retención de personas simplemente por opinar contra la dictadura. Para los cubanos en Canadá el gobierno del primer ministro Justin Trudeau ha sido débil al cuestionar al régimen cubano, mientras en las calles la gente es golpeada y retenida, algo similar a lo que ha pasado en muchos países donde Canadá salió a defender a los manifestantes.

Para los críticos el lenguaje crítico y de denuncia que Canadá suele utilizar cuando habla de otros regímenes autoritarios en la región, no se ve para el caso de Cuba y mucho menos se pronuncia sobre el retorno a la democracia o el fin de una dictadura que lleva 62 años de antigüedad.

Cuando se le ha preguntado a Trudeau sobre su posición de lo que está pasando en la isla, ha dicho:  “siempre hemos pedido mayores libertades y más defensa de los derechos humanos en Cuba, y seguiremos allí para apoyar a los cubanos en su deseo de una mayor paz, una mayor estabilidad y una mayor voz en cómo van las cosas”. Eso no es suficiente dicen cubanos canadienses, que están pidiendo al Gobierno una posición más fuerte, como lo que han hecho otros gobiernos, incluido Estados Unidos y gran parte de Europa.

“Instamos al gobierno de Canadá a escuchar las demandas de las personas, a apoyarlas en su lucha pacífica por la democracia y a condenar —condenar abiertamente— la represión, la ola de detenciones arbitrarias, la intimidación, de la misma manera que lo han hecho con los regímenes de Venezuela y Bielorrusia”, dijo uno de los inmigrantes que desde Canadá busca realiza una campaña por la libertad de su país.

El gobierno de Trudeau no actúa de la misma manera contra el Gobierno cubano como lo ha hecho con otros regímenes autoritarios, como los de Venezuela, Nicaragua y Bielorrusia. Estuvo al frente de los llamados a la destitución del gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela y fue el segundo gobierno del mundo en reconocer al líder opositor Juan Guaidó como presidente del país, pero con Cuba hay mucho silencio, dicen los cubanos canadienses.

Canadá ha sancionado a Venezuela en repetidas ocasiones, al igual que el régimen Ortega-Murillo en Nicaragua y el régimen de Lukashenko en Bielorrusia. Ha citado elecciones viciadas, la represión de las protestas y la represión de la oposición política para justificar esas sanciones.