De la calle a la UCI: ¿Qué tan caras saldrán las protestas frente al coronavirus?


habló con médicos de diferentes especialidades sobre si las aglomeraciones dispararán los contagios de covid en el país. “Actualmente ya estamos viviendo una tragedia. Así que esta será aún peor, no hay duda”, dice un experto. 

8/5/2021


default– Foto: guillermo torres-semana

Muchos países han tenido un punto de quiebre que disparó su tragedia frente a la covid. Italia lamenta haber permitido un partido de la Champions al que hoy se refieren como una bomba biológica. España no supera la marcha del 8M, en la que hasta la esposa del presidente se contagió. India, el país que ahora estremece al mundo, cuenta como un error mortal un evento religioso que aglomeró a 25 millones de peregrinos sobre el río Ganges.

La salida masiva de colombianos a las calles en el marco del paro nacional aterra también al cuerpo médico en el país. Más allá de sus motivaciones políticas y sociales, el paro nacional comenzó en un momento bastante inconveniente frente a la lucha contra la pandemia. El país vive un tercer pico y la ocupación de las unidades de cuidados intensivos (ucis) está en sus máximos históricos.


Por eso, diferentes autoridades habían clamado para que las manifestaciones se pospusieran. La alcaldesa Claudia López las catalogó como un “atentado contra la vida”. Al segundo día de iniciar las marchas, el país rompió un vergonzoso récord y superó los 500 muertos diarios. Aunque esa pérdida de vidas no se relaciona con las aglomeraciones, sí es una alerta sobre lo que vendría en dos semanas, cuando el virus haya actuado sobre quienes salieron a las calles.


¡Suscríbase! 6 meses de acceso total por $25.000Ver oferta


SEMANA consultó a varios especialistas. “No hemos llegado al punto máximo de la pandemia. La nación desvió su atención a otra situación, no menos o más importante, pero vamos a tener momentos en los cuales no tendremos respiradores para los pacientes que lleguen”, piensa el médico Fabián Andrés Rosas, presidente de la Asociación Colombiana de Especialistas en Medicina de Urgencias y Emergencias (Acem).

Los organizadores del paro han sostenido que respetan las medidas de bioseguridad, pues usan tapabocas y guardan las distancias. Pero Jaime Ordóñez, doctor en epidemiología, explica que eso no alcanza a resguardar del todo a quienes participan en las marchas. “La gente tiene la idea de que el uso de la mascarilla evita en ciento por ciento el contagio. Eso no es cierto”, sostiene. Agrega que la distancia de dos metros es importante, pero deja de funcionar como medida de protección cuando hay gritos y saltos, pues las micropartículas viajan distancias más grandes.


El paro del 28 de abril, en medio del covid: ¿una irresponsabilidad?


El infectólogo Carlos Pérez explica que en las actividades al aire libre, incluyendo las marchas, hay bajo riesgo de contagio. Pero que el problema viene cuando las personas se reúnen a comer, hidratarse y otras acciones que implican que se quiten el tapabocas y relajen las medidas.

Para Ordóñez, la receta del momento es una mezcla fatal. Se juntan las dos peores semanas en número de contagios, la presencia de tres variantes más contagiosas circulando en el país (la británica, la brasileña y la californiana) y la aglomeración de personas constante en las marchas. Eso, sumado a un sistema de salud que ya estaba colapsado. “Actualmente ya estamos viviendo una tragedia. Así que esta será aún peor, no hay duda”.


Paro Nacional: ¿cuáles son los riesgos de marchar durante una pandemia?


Los expertos ven en las marchas eventos de superpropagación. Así lo explica el epidemiólogo Carlos Trillos, quien advierte que miles de jóvenes que asisten a esas jornadas pueden contagiarse, ser asintomáticos sin saberlo y terminar infectando a otros sin enterarse. “Una persona que asista a las marchas debe aislarse para evitar contagios de personas con alta susceptibilidad de complicaciones por covid-19, como adultos mayores y personas con comorbilidades”, advierte.

Maribel Arrieta, anestesióloga y epidemióloga, concuerda en que en las próximas dos semanas la situación empeorará. Piensa que las autoridades deben poner especial atención a Cali y Bogotá, pues son las capitales con más aglomeraciones. El doctor Trillos también advierte que todas las zonas en alerta hospitalaria y con mayor cantidad de marchas deberían vigilar y monitorear al detalle lo que se viene. Además del diálogo con el paro, el país debería poner, desde ya, herramientas para enfrentar una crisis en las ucis si la situación se desborda.