El joven secuestrador pidió la presencia de un cura para negociar su rendición, y el oficial de la policía tuvo la “genial” idea de disfrazarse de sacerdote para poder entrar

0
55

Con razón justificada la iglesia católica ha repudiado el hecho de que un coronel de la policía se haya disfrazado de sacerdote para matar a un secuestrador, que mantenía como rehenes a una mujer y su hijo en Cotuí.
El joven secuestrador pidió la presencia de un cura para negociar su rendición, y el oficial de la policía tuvo la “genial” idea de disfrazarse de sacerdote para poder entrar y acercarse al lugar del conflicto, donde disparó en contra del secuestrador atrincherado.
Muy orondo, como todo un personaje de la película “Misión Imposible”, el coronel dijo que “tuvo que actuar”.
“Policía se viste de sacerdote y mata a secuestrador que pidió hablar con un cura. Es indignante que una institución con desprestigio se aproveche de la imagen de otra para empañarla. El delincuente está vez confió en el «cura». ¿Y en la próxima?”, dijo monseñor Víctor Masalles, obispo de la diócesis de Baní.
Agentes policiales también se ha disfrazado de periodistas para reprimir manifestaciones.
Le ponen letreros de “prensa” a los vehículos, para penetrar a los lugares donde hay protestas y movilizaciones.
¿Que ocasiona eso?, que cuando la verdadera prensa se aparece a cubrir en el lugar de los hechos, le entran a pedradas, porque los manifestantes creen que son policías.
Así dice cumplir con el deber esta policía que nos gastamos, capaces de ponerle droga a la gente para inculparla.
Si usted quiere ver a la policía, no vaya a los cuarteles ni destacamentos. Es más fácil encontrarlos en la Casa de los Trucos, al dos por uno, en especial. Y comoquiera te engañan.