Estos son los síntomas de Covid-19 que se conocen hasta ahora .La joven Avery Anderson explicó en un vídeo

TikTok

Con llagas e hinchados: así quedaron los labios de una mujer tras contagiarse de Covid-19

Recientemente, Avery Anderson, de 19 años, se volvió viral en TikTok por compartir un vídeo de sí misma de camino a urgencias.

La joven Avery Anderson explicó en un vídeo que estaba tomando Accutane (un medicamento que se usa para tratar el acné) y contrajo Covid-19, así como muchas otras infecciones, lo que le provocó dolorosas llagas en los labios.

«Me di cuenta de que algo andaba mal con mis labios unos dos días después de contagiarme. Estaba en mi cuarto mes de Accutane y noté que mis labios tenían un tinte púrpura y amarillo, así que fui directamente a urgencias y me diagnosticaron con impétigo (una infección cutánea muy contagiosa), y me recetaron un medicamento tópico para ayudar», ha contado a Buzzfeed.

Sin embargo, después de usar el medicamento para el impétigo, los labios de Avery fueron de mal en peor durante la noche. «Me desperté con los labios extremadamente hinchados, grises y blancos. Era demasiado doloroso para comer o beber. Estaba preocupada por la falta de líquidos y preocupada porque mis síntomas de Covid seguían empeorando, así que decidí para ir a urgencias».

Luego, le diagnosticaron una infección de los senos nasales, una infección de oído y faringitis estreptocócica. «Me recetaron antibióticos para mis labios y me dijeron que regresara si empeoraban. Dos días después decidí que tenía que volver».

Esta vez, a Avery le diagnosticaron mucositis oral, una afección que la dejó con úlceras sangrantes, labios hinchados y encías doloridas. «Fue una mezcla dolorosa con fiebre, temblores, dolor muscular y garganta inflamada por tener también Covid. El departamento de enfermedades infecciosas llegó a la conclusión de que era causado por una mezcla perfecta de Accutane, piel seca, mi sistema inmunológico débil por Covid».

Aunque Avery ha sufrido un eccema severo desde que nació, esta fue la experiencia más dolorosa que jamás haya tenido. «Cuando me iba a dormir, mis labios se pegaban, y cuando me despertaba tenía que hacer palanca para abrirlos deslizando un hisopo por el medio. Como me dolían tanto las encías, comer y masticar eran extremadamente dolorosos. Hablar también fue una tarea difícil durante todas las etapas de curación».

Afortunadamente, Avery recibió nuevos medicamentos y antibióticos que la ayudaron a recuperarse y sus labios se curaron.