Huchi Lora, crítica y partidos políticos

“La política no es especulación, es la ciencia más pura y la más digna, después de la Filosofía, de ocupar las inteligencias nobles”. (Juan Pablo Duarte).

Huchi Lora, experimentado periodista y punzante crítico contra todo lo que estima perjudica a la sociedad, cuestiona a las cúpulas de los partidos políticos porque facilitan membresía a quienes se distancian de un buen comportamiento y solo tienen mucho dinero.

“Estamos en manos de riferos”, proclamó Lora durante una entrevista efectuada al presidente del gobernante Partido Revolucionario Moderno (PRM) y ministro Administrativo de la Presidencia, licenciado José Ignacio Paliza.

A su juicio, el ascenso en la política de personalidades del sector de las bancas de apuestas y juegos al azar, es responsabilidad de los dirigentes de las agrupaciones políticas.

“Los principales partidos de nuestro país, lamentablemente le facilitan al que tiene dinero ascender en la dirigencia del partido y ser postulados a diputaciones, senadurías, a alcaldías, a regidurías porque el que tiene dinero para pagarse sus campañas es preferido por los partidos y por eso más de 40 legisladores son dueños de bancas de apuestas, y por eso las bancas de apuestas constituyen el negocio que menos impuestos pagan en este país ”.

Insistió en que “estamos en manos de riferos, pero los responsables son los partidos políticos y tú eres presidente de un partido”, afirmó el periodista.

Reacción de Paliza

Paliza reaccionó agresivo ante las críticas de Huchi Lora y le pidió que no generalizara, porque ese no es el comportamiento de su organización política.

“Ciertamente el dinero ha tomado relevancia en la política, pero que es un aspecto que deberá regular”, comentó.

Sin riferos solitarios

Huchi Lora tiene razón, pero hay que agregar que no solo los ri-feros han penetrado a las estructuras partidarias, sino narcotraficantes y representantes del crimen organizado en todas sus expresiones.

En este momento hay dos diputados que son investigados por narcotráfico, lavado de activos y otras transacciones ilícitas, por tanto, urge que quienes están al frente de los partidos reflexionen y tomen conciencia de la necesidad de adecentar la política y evitar que “forajidos” se refugien en sus espacios.

La sentencia de Juan Pablo Duarte, la cual es la frase que ilustra esta columna, debe aplicarse, porque la política es una ciencia que dota al ser humano de conocimientos y lo forja para servir a los pueblos; eso es lo que necesitamos en nuestra querida República Dominicana.