La segunda temporada de “Luis, Miguel, la serie”

La segunda temporada de “Luis, Miguel, la serie” vuelve a poner bajo la lupa la vida familiar del artista. Pero más allá del destino de Marcela Basteri, el rol del cantante como padre será el que tomará protagonismo, pues, como se ha visto en los primeros capítulos, es en la década del noventa -en la que se desarrolla esta temporada- que se convirtió en padre por primera vez, aunque lo negó durante 18 años.

La periodista Claudia de Icaza fue una de las primeras en reportar la noticia del nacimiento de Michelle Salas, la hoy ya reconocida hija de Luis Miguel. En su momento, el dar por hecho el parentesco entre la artista y la niña le valió una demanda por 7 millones de dólares y 3 años y medio de juicio.

En esta entrevista, De Icaza recuerda cuál era la relación que el cantante y su familia tenían con la pequeña nacida en 1989 y cómo la paternidad se ha convertido en un capítulo gris en la vida de Luis Miguel, pues actualmente, además de haberse vuelto a distanciar de Michelle Salas, tampoco tiene contacto con Miguel y Daniel, los hijos que tuvo en 2007 y 2008 con Aracely Arámbula.

-En “Luis Miguel, el gran solitario”, libro que publicas en 1994, ya dabas por hecho lo que Luis Miguel negó por muchos años: que tuvo una hija con Stephanie Salas. ¿Cómo se reportó en esa década el caso y qué te hizo a ti tener la certeza de que era algo verídico?

En esa época yo hacía reportajes en la revista ”Estrellas” y allí habían muchas cosas que, por decirlo de alguna forma, se trataban de camuflar. Por ejemplo, cuando Stephanie Salas bautiza a Michelle y le preguntaron si su hija era de Luis Miguel, porque ya se corría ese rumor, ella declaró que no, que su hija era de un novio al que no quería mencionar, pero al que sí conocíamos, era un chico de mucho dinero, de sociedad. Pero te voy a decir algo: Michelle es muy parecida a su papá. Obviamente, yo no puedo poner una etiqueta de ADN, pero es evidente que es hija de Luis Miguel. Cuando ella era pequeña, él la empezó a ver durante un tiempo y se encargó de ella, se la mandaban (a casa), le compraba juguetes y tal. Después algo pasó y Luis Miguel dejó de verla. ¿Por qué se hizo de ojo de hormiga en los años más importantes de Michelle? Eso es lo que vamos a ver en la serie. Yo recuerdo que en reuniones a las que iba y en las que siempre me topaba con Alex, el hermano de Luis Miguel, lo veía con Michelle. A mí me parecía raro. Luis Miguel negaba a la hija pero el tío, de alguna manera, oficializa la relación porque se deja ver con ella públicamente. Mi teoría es que fue Alejandro la vía para que Luis Miguel se hiciera una prueba de ADN y se quitara la preocupación, yo creo que él fue la vía para esa aceptación de Michelle que es relativa, porque Luis Miguel no le ha dado su apellido y la relación de padre e hija adolescente que se aman les duró poco, porque ahorita ya ni se hablan.

– En una entrevista que le haces e 1989 y que forma parte de tu libro, Luis Miguel dice que le gustaría formar una familia y no repetir los errores del matrimonio de sus padres, pero finalmente termina siendo tan mal padre como Luis Rey. ¿Crees que hará un mea culpa en la serie?

Pues ojalá lo hiciera. Porque en la primera temporada todos fuimos victimarios de Luis Miguel, hasta yo que salgo con un personaje. Él era la blanca palomita. No sé cómo vayan a plantearlo ahora, pero en la segunda temporada ya es muy difícil para los escritores, porque Luis Miguel ya no puede pasar por el niño explotado. Hay unos actos que son de él y en los que él tiene que dar las explicaciones, como lo de su alejamiento de Michelle Salas, que en el tráiler se ve como la actriz que hace de su hija le pregunta por qué se apartó. Lo de sus otros hijos también. A mí me dijeron que van a camuflar el personaje de Aracely Arámbula. Van a dar a entender que es ella sin decir que es ella. Eso me parece muy loco, porque yo creo que parte del por qué de esta serie es el abrirse y decir: yo sufrí y por eso me he cerrado y he sido un mito, pero también habría que dar una explicación a tantas preguntas que nos hacemos. Yo cuando le pregunté si era un muchacho dañado por sus papás que lo habían hecho sentir culpable de su divorcio, él me dijo que no haría con sus hijos lo mismo que le hicieron. No creo que él haya hecho algo peor que su papá porque ya ves que su papá es el villano de villanos, el que lo explotó y lo llevó a la adicción. Luis Miguel no ha hecho eso, pero la ausencia también rompe, y Luis Miguel con su ausencia también les ha roto el eje a sus hijos.

– En esta temporada, en la que ya no estará el personaje de Luisito Rey, ¿toca que Luis Miguel sea el villano en su propia historia?

Sí, porque así como hay gente que hace cosas que nos dañan, nosotros también hacemos cosas que dañan a las demás personas. Luis Miguel ya está en los 50, ya es momento de asumir ciertas cosas que ha hecho mal en la vida. Ya no importa cómo trató a la mamá o a Stephanie Salas, porque el trato que le da en la serie es deleznante, la puso como la mujer que tomaba, se le colgaba y anda buscando encajarle un hijo, y él lo permitió. Eso quiere decir que él no asume sus culpas ni responsabilidades.

– ¿Es verdad que Aracely Arámbula jugó un papel importante para que Luis Miguel reconozca a Michelle Salas?

Yo te puedo asegurar que sí. Hay un lapso muy corto entre que la reconoce y anuncia el anuncio de que está esperando su primer hijo con Aracely. En la conferencia de prensa en la que hace el anuncio, un reportero le pregunta por Michelle y él deriva completamente la pregunta y se hace el simpático y habla de qué nombre va a llevar su hijo y todo el rollo. Pero si alguien pesó para que Luis Miguel tuviera un contacto con su hija Michelle, y creo que la misma Michelle lo ha dicho, esa es Aracely Arámbula. De hecho, Michelle de alguna manera tiene que tener cierta relación con Aracely porque sus hermanos son sus hermanos y ella no va a perder la conexión porque su papá quiere seguir con su vida.