Maltrato a los hombres, ¿una realidad silenciosa?

Hombres maltratados | Mateo Bueno Abogado

Hay realidades de las que, al parecer, no interesa hablar, pero esto no significa que no existan. Los HOMBRES MALTRATADOS EXISTEN.

Antes de hablar de esta realidad, considero necesario hacer algunas puntualizaciones, a mi juicio, esenciales:

1.ª La violencia de género no existe, y digo que no existe simple y llanamente porque la violencia no tiene género. Hay personas –independientemente de su sexo– que resuelven sus conflictos de forma violenta y personas que no, y porque haya algunos hombres violentos no podemos criminalizar a todo el género masculino.

2.ª Que no exista la violencia de género no quiere decir que no haya mujeres maltratadas, aunque «No son mujeres maltratadas todas las que denuncian, ni denuncian todas las que son». A lo largo de mi carrera he defendido a muchas mujeres maltratadas y lo seguiré haciendo, porque considero que la violencia –venga de donde venga– es una lacra que hay que erradicar.

El maltrato al que se ve sometida la mujer es, principalmente, físico. Hay un dato objetivo que no podemos obviar, el hombre, en líneas generales, desde un punto de vista físico, es más fuerte que la mujer, por lo tanto, cuando tiene una reacción violenta puede hacer más daño que una mujer y, desgraciadamente, lo hace.

Asimismo, la mujer puede verse sometida a otro tipo de violencia, la psicológica, campo en el que el hombre se suele desenvolver con más torpeza que las mujeres. Por esta razón, la violencia psicológica que el hombre pueda ejercer sobre la mujer es menor que la física.

No obstante, la mujer víctima de maltrato, una vez que da el paso y decide denunciar –lamentablemente no todas lo hacen, prueba de ello es que muchas de las mujeres muertas a manos de sus parejas o ex parejas nunca habían denunciado– tiene el apoyo de todo el sistema.

3.ª A la hora de hablar de violencia entre personas, prefiero términos más ajustados a la realidad como «violencia intrafamiliar»«violencia doméstica»  o «violencia bidireccional».

Una vez sentadas estas bases, ya podemos hablar de lo que hoy nos ocupa, los HOMBRES MALTRATADOS, una realidad silenciada pero existente, analizando los siguientes puntos:

a) El maltrato al que se ve sometido el hombre es mucho más amplio que el maltrato al que se ve sometida la mujer.

b) El número de hombres maltratados no es inferior al de mujeres maltratadas, aunque sí es cierto que las mujeres asesinadas superan en cantidad a los hombres.

La primera de las afirmaciones, «El maltrato al que se ve sometido el hombre es mucho más amplio que el maltrato al que se ve sometida la mujer», la hago basándome en que el maltrato al que se ve sometido el hombre no sólo es un maltrato físico o psicológico, sino que es un maltrato a todos los niveles: intrafamiliar o doméstico, institucional, legislativo y judicial. Veamos cada uno de ellos y entenderán por qué lo digo.