Strippers llevan comida a domicilio, ahora que ya no pueden bailar por el coronavirus.

Strippers llevan comida a domicilio, ahora que ya no pueden bailar por el coronavirus

Un grupo de bailarinas de clubes de striptease comenzó un servicio de entrega de alimentos después de que su club se vio obligado a cerrar debido al coronavirus.Al igual que el resto de restaurantes y bares en los Estados Unidos, el Lucky Devil Lounge en Portland, Oregon, no tuvo más remedio que cerrar sus puertas en un intento por ayudar a detener la propagación del COVID-19.Sin embargo, bajo el mandato impuesto por la gobernadora de Oregón, Kate Brown, los establecimientos de comidas aún pueden ofrecer pedidos para llevar o realizar entregas. Así nació Boober Eats PDX, un servicio de entrega a domicilio como ningún otro que hayas probado antes.Operataivo desde las 7 p.m. a 1 a.m., los clientes pueden ordenar lo que quieran del Lucky Devil Lounge. Las tarifas de entrega generalmente serán de $30 dólares, pero esto variará dependiendo de qué tan lejos viva una persona del Lucky Devil Lounge.Sin embargo, a diferencia de cualquier otra comida para llevar que tan frecuentemente se ordena en este momento, las comidas son entregadas personalmente por strippers que visten uniformes muy sensuales. Boober Eats comenzó como una broma en Facebook del dueño del club, Shon Boulden. Sin embargo, después de que la gente comenzó a preguntar seriamente cómo podían ordenar, Boulden se dio cuenta de que en realidad había tenido una buena idea de negocio.Gracias a esta iniciativa, Boulden intentará mantener la mayor cantidad de trabajadores empleados posible durante el cierre. El personal de cocina prepara los pedidos, mientras que los camareros atienden los teléfonos y mantienen las páginas de redes sociales actualizadas.Aproximadamente 25 bailarinas se han reinventando y trabajan en este nuevo servicio, y un guardia de seguridad las escolta a los lugares de entrega. Los clientes, por supuesto, no pueden tocar a los bailarinas.Al igual que en otros muchos sectores, los trabajadores del Lucky Devil Lounge han sufrido y sufren las consecuencias del coronavirus. Anteriormente, ganaban cientos de dólares en solo una noche, ahora están obteniendo ganancias cercanas al salario mínimo.“Perder es el trabajo es devastador. Para la mayoría de nosotros, ha sido una pérdida de ingresos casi completa. Estoy aquí apoyando a mi comunidad e intentando seguir manteniendo un flujo de ingresos”, contó Kiki a Oregon Live:
Los bailarines de clubes de striptease en los EE.UU. se consideran trabajadores independientes en lugar de empleados contratados, lo que significa que generalmente no se los considerará elegibles para recibir beneficios de desempleo.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *