Un joven permanece seis meses viviendo con el cadáver de su abuela para seguir cobrando la pensión

El nieto pedía al resto de familiares que no la visitasen por un posible contagio y así continuar con su mentira

Un joven de 24 años en Buenos Aires está siendo investigado después de convivir durante seis meses con el cadáver de su abuela, que falleció a los 89 años de edad el pasado mes de marzo.

El departamento judicial de San Martín revelaba al medio Crónica lo sucedido, encontrándose las autoridades a la víctima acostada en su propia cama y tapada. Identificada como María Jevos, conocieron después que su nieto había sido la única persona a su cargo con el fin de evitar los contagios por coronavirus.

Así aprovechó el joven para mantener el cadáver sin que nadie lo supiese durante seis meses, mientras iba comunicando al resto de familiares sobre el supuesto estado de salud de la anciana, pidiéndoles a su vez que no la visitaran.

La intervención policial llegó después de que la familia no supiese nada de la víctima ni del joven desde el pasado 29 de agosto, dando permiso a la entrada en el edificio. Allí se encontraron una nota que ponía «No entres, Laura. Llama al 911», con el cadáver dentro de la habitación. Poco después dieron con el joven, que se había desplazado hasta otra localidad cercana. Ahora será juzgado por «abandono de persona» según resalta el fiscal.